Cargando ...
Lo sentimos. Ocurrió un error mientras se cargaba el contenido.

[Responder a las preguntas de nuestros niños] ¿ES GAY NUESTRA IGLESIA UU?

Expandir mensajes
  • Francisco Javier Lagunes
    ¿ES GAY NUESTRA IGLESIA UU? Respuestas a las preguntas de los niños sobre homofobia y orientación sexual http://www.uua.org/pamphlet/3604.html Reverenda Meg
    Mensaje 1 de 1 , 3 jun 2004
      ¿ES GAY NUESTRA IGLESIA UU?
      Respuestas a las preguntas de los niños
      sobre homofobia y orientación sexual
      http://www.uua.org/pamphlet/3604.html

      Reverenda Meg Riley
      (Traducción Francisco Javier Lagunes Gaitán)

      Las preguntas, sin duda alguna, surgirán. Preguntas que reflejan la
      curiosidad de nuestros niños sobre la orientación del deseo sexual.
      Preguntas sobre la homofobia, conforme tu hijo o hija pase tiempo en
      el vecindario y el salón de clases, lea los periódicos y vea la TV.
      Preguntas que tratan de dar sentido a un mundo complejo. Cuestiones
      que pueden hacerte retorcer de incomodidad.

      No hay una respuesta correcta para ninguna de estas preguntas. Pero
      reflexionar anticipadamente sobre las preocupaciones y necesidades de
      tus hijos puede ayudarte a proveerles de respuestas más útiles para
      las preguntas difíciles. Ya sea que seas un padre o madre bisexual,
      gay, lesbiana, transgénero, o
      heterosexual-pero-no-de-mentalidad-estrecha, resulta útil saber que no
      eres la única persona puesta en una situación delicada por la
      curiosidad de los niños preguntones –y a quien tu fe Unitaria
      Universalista puede ayudarte a dar una respuesta certera y compasiva.

      Desde 1970, la Asociación Unitaria Universalista (UUA) ha afirmado
      activamente la valía y dignidad inherentes a cada persona,
      independientemente de la orientación sexual. Muchas de nuestras
      congregaciones han sido declaradas oficialmente como Congregaciones
      Aceptantes para la gente bisexual, gay, lesbiana, y/o transgénera
      (certificadas por la Oficina de Intereses Bisexuales, Gays, Lésbicos,
      y Transgenéricos de la UUA).

      El Unitarismo Universalista es una de las pocas religiones que ordena
      a gente abiertamente BGLT al ministerio. En muchas poblaciones,
      nuestros ministros son los únicos que realizan servicios de Santa
      Unión para parejas del mismo sexo. Muchos grupos BGLT han usado las
      iglesias Unitarias Universalistas para sus reuniones.

      Conforme crecen los niños, se hacen concientes de la actitud aceptante
      del Unitarismo Universalista hacia la gente de orientaciones e
      identidades sexogenéricas variadas. Ellos necesitarán apoyo,
      información, una buena escucha de adultos de su confianza para hacer
      frentes a estas y a otras discrepancias entre los valores Unitarios
      Universalistas y los valores dominantes en la muchos ámbitos de la
      sociedad.

      Cuándo las y los jóvenes hacen preguntas, siempre empieza por escuchar
      atenta y cuidadosamente. Trata de aclarar qué es lo que preguntan y
      procura averiguar (con delicadeza) quién o qué suscitó sus preguntas.
      De acuerdo a su edad, a la clase de preguntas, y a sus motivos para
      hacerlas, pueden requerir de respuestas muy diferentes.

      En diferentes fases de su desarrollo, necesitarás buenas y claras
      respuestas para las preguntas de tus hijos. Te ofrecemos aquí algunos
      ejemplos de conversaciones que pueden ayudarte a estructurar una
      discusión que atienda las necesidades de los niños de diferentes edades.

      Si no te sientes a gusto al discutir asuntos relacionados con la
      sexualidad y la orientación del deseo sexual, podrías sacar provecho
      de asistir a las sesiones del programa de Congregaciones Aceptantes en
      tu congregación. Estas sesiones te brindarán oportunidades de explorar
      tu propia incomodidad y de experimentar una comunidad de apoyo al
      compartir algunas de tus propias preguntas. Si tu congregación todavía
      no cuenta con un programa de Congregación Aceptante, pregunta a tu
      ministro o director de educación religiosa cómo iniciar el proceso.

      Tres años de edad: "¿Por qué Cata vive con dos mamis? ¿Dónde está su
      papi?"

      Los niños de 3 a 4 años están en el proceso de ordenar las categorías
      de personas para crear una sensación e orden en su mundo. Ellos no
      añaden muchos juicios de valor a estas categorías, aunque empiezan a
      saber a esta edad cómo "nosotros", su familia, nos sentimos sobre
      varias situaciones. Con esta pregunta, una respuesta básica como,
      "Algunos niños tienen dos mamis, otros viven papi y mami, y otros
      viven con un papi y una abuelita" es generalmente suficiente. Tal vez
      desees pasar algún tiempo pensando en las clases de familias que tu
      niño conoce, él / ella no necesita etiquetas para las diferentes
      clases de familias.

      También podrías querer afirmar lo que significa la "familia" para
      ayudar a tu niño en su deseo de organizar y conceptuar. Podrías
      decirle, "Hay toda clase de personas diferentes que son familias, pero
      todas las familias son gente que se cuida una a la otra y se aman unos
      a los otros". O, "No importa quiénes estén en la familia de alguien,
      lo importante es que ellos se cuidan unos a los otros".

      Seis años de edad: "La mamá de Lalo dice que Dios odia a la gente gay.
      ¿Es verdad eso?"

      Los niños de 5 a 8 años crean mapas conceptuales mayores del mundo,
      tratan de armar las piezas. Conforme lo hacen, necesitan averiguar
      dónde se ubica su hogar, en referencia al mundo. Están particularmente
      interesados en escuchar las opiniones de los padres y maestros y en
      integrarlas, más o menos, como ciertas. Cuando surge una pregunta como
      esta, es importante dar a tu niño una metáfora centradora de tus
      propias creencias, no explorar con profundidad lo que la mamá de Lalo
      cree. Las imágenes visuales resultan particularmente útiles.

      Podrías decir, "Creo que Dios nos hizo a todos diferentes, unos de
      otros, y que Dios nos ama a todos y a cada uno de nosotros". O, "Cada
      persona es muy especial y muy maravillosa. No creo que haya un Dios
      que odie a algunas personas y ame a otras". O, "Las cebras tienen
      bandas blancas y negras, y las jirafas son moteadas y tienen largos
      cuellos. Son diferentes. ¿Crees que Dios ame más a unos animales que a
      los otros?"

      Si tu niño te sigue preguntando, "¿Por qué habrá dicho eso la mamá de
      Lalo?", podrías contestarle, "Tal vez la mamá de Lalo nunca ha
      conocido a alguien que sea gay o lesbiana y alguien más le dijo cosas
      equivocadas sobre ellos, pero ella le creyó". O "La mamá de Lalo dice
      lo que ella cree que es verdad. Ella y yo tenemos diferentes opiniones
      sobre muchas cosas".

      Esta es la edad en que es apropiado introducir etiquetas para las
      diferentes identidades sexuales, así como de analizar el lenguaje del
      prejuicio antigay.

      Nueve años de edad: "¿Cómo es eso de que se casaron dos hombres en
      nuestra iglesia? ¡Solo un hombre y una mujer pueden casarse!"

      Los niños de 8 a 10 años organizan las reglas de su vida. Quieren
      saber lo que está bien y lo que está mal, lo que funciona y lo que no.
      Son literalistas. Les gusta desarmar las cosas, y volverlas a armar.
      Frecuentemente, se comportan como abogados en ciernes, y cualquier
      intento de tu parte por ofrecer lineamientos vagos o generales será
      rechazado.

      Deberás responderle tan específicamente como te sea posible. En este
      ejemplo podrías decirle, "Legalmente, dos mujeres, o dos hombres, no
      pueden casarse en muchas partes de México, EUA y Canadá. Pero nuestra
      iglesia puede unirlos en el espíritu del matrimonio: en la salud y la
      enfermedad, para mejor o para peor, para la riqueza y para la pobreza.
      Esto significa que aunque el gobierno no los reconozca como una pareja
      casada, la iglesia puede reconocer que su unión es tan especial como
      el matrimonio. Así las parejas gay o lesbianas tendrán un
      reconocimiento religioso de su compromiso y amor, con el apoyo de su
      iglesia".

      El niño inquisitivo puede seguir haciendo preguntas como esta, "¿Por
      qué es ilegal que un hombre se case con otro hombre?" O tu niño podría
      irse por la línea de la moralidad al preguntar, "¿Es correcto que un
      hombre se case con otro hombre?" Para esta última pregunta esta es una
      buena edad para introducir tu propia ética sobre la moralidad sexual:
      "Yo no creo que sea importante que ames a un hombre o a una mujer,
      sino cómo amas a tu pareja. ¿Le dices la verdad siempre? Aún cuando
      estás realmente enojado, ¿evitas golpear o insultar a tu pareja? ¿Te
      disculpas si a veces pierdes el control? ¿Escuchas a tu pareja cuando
      tiene algo que decirte? ¿Tocas a tu pareja como le gusta, y evitas
      hacerlo de maneras que no le gusten? Creo que estas son la clase de
      cosas que hacen que una relación sea apropiada o inapropiada".

      Doce años de edad: "En la escuela me dicen que yo voy a una iglesia
      gay. No quiero ir a una iglesia gay".

      En la adolescencia temprana, los jóvenes son muy sensibles a ser
      vistos como diferentes a los demás de cualquier manera. Están
      inseguros sobre su propia identidad, y la influencia familiar comienza
      a debilitarse por la necesidad de aprobación del grupo de semejantes.
      Los roles de género son bastante rígidos en esta edad, y las burlas
      homofóbicas son comunes. En esta edad los jóvenes necesitan
      comprensión y apoyo.
      Para responder a esta pregunta podrías decir, "Piensa en quiénes van a
      la iglesia. ¿Son todos gay? ¡Claro que no somos una iglesia gay! Pero
      somos diferentes de otras iglesias porque aceptamos que toda la gente,
      incluyendo a la gente gay, lesbiana, bisexual, y/o transgénera, sea
      parte de nuestra comunidad. Creemos en la valía y la dignidad de cada
      persona". O, "No somos una iglesia gay, Pero tenemos integrantes que
      son gay. A veces, nuestras creencias son diferentes a las de las otras
      personas, y eso está bien". O, "Somos una iglesia que siempre ha
      defendido y seguirá defendiendo la libertad, la dignidad, y el valor
      de toda la gente, Sin importar que a alguien no le guste eso".

      La siguiente pregunta de tu niño puede comparar tu iglesia con las de
      sus compañeros de clase: "Me gusta más la iglesia de Paty porque nadie
      se burla de ella por ir allí". A lo que podrías responder, "Siento
      mucho que haya quien se burle de ti. Pero la gente que se burla de ti
      por tu iglesia tal vez se burle de otras cosas de otros niños. ¿Te has
      dado cuenta de esto?"

      Debido a que la juventud Unitaria Universalista puede recibir burlas
      homofóbicas y de otro tipo sobre su religión, es importante que
      participen en programas juveniles UU, para que puedan convivir con
      otros que los acepten como son y honren sus valores.

      Diecisiete años de edad: "¡No entiendo por qué algunas personas son
      tan homofóbicas! ¿Por qué hacen una tormenta en un vaso de agua?"

      Los adolescentes mayores comienzan a emerger de la tiranía de la
      presión de los semejantes. Frecuentemente tratan de ordenar sus
      nociones sobre el comportamiento de los quienes le s rodean
      simplemente porque no le encuentran mucho sentido. Invita y anima a
      tus adolescentes a asistir a las actividades de los Jóvenes Religiosos
      UU. Es vitalmente importante que tengan la oportunidad de hablar con
      compañeros de confianza y con asesores capacitados.

      Pueden hacer preguntas semejantes debido a algún amigo o compañero en
      particular, o en respuesta a una iniciativa homofóbica en tu
      comunidad. Estructurar tus respuestas alrededor de tu propia jornada
      espiritual les deja suficiente espacio para que se ubiquen en la suya:
      "En mi vida intento desarrollar empatía por cada persona, intento no
      emitir juicios sobre lo que hacen, a menos que lastimen a alguien más.
      ¿Cómo lo ves tú?".

      Los jóvenes también pueden tener preocupaciones profundas sobre su
      propia identidad sexual. Escucha cuidadosamente el tono de las
      preguntas que te hacen. Si percibas alguna preocupación insistente o
      un autocuestionamieto, asume una actitud comprensiva. No asumas que
      esto que piensan significa algo decisivo sobre su identidad sexual.
      Cualquier indicación o juicio de tu parte, en este momento, podría
      cerrar las puertas de la comunicación que costaría mucho tiempo y
      esfuerzo volver a abrir después.

      Para criar niños Unitarios Universalistas que encontraran una sociedad
      cambiante y que se enfrentarán a éticas y sistemas de creencias
      diferentes de los propios, necesitamos proporcionar a los niños y
      jóvenes lo que necesitan más: amor, apoyo, y la verdad como la
      conocemos. Y debemos persistir en nuestra profunda y duradera fe en el
      poder una comunicación abierta y honesta con nuestros niños y niñas
      para que, en este complejo y bello mundo, sigan su crecimiento y
      desarrollo.

      ***********

      SOBRE LA AUTORA. La reverenda Meg Riley es directora de la Oficina
      para la Fe en Acción de la UUA, en Washington. Anteriormente, ella fue
      directora de la Oficina de Juventud de la UUA, y directora de Oficina
      de Intereses Bisexuales, Gays, Lésbicos, y Transgenéricos de la UUA, y
      fue directora de educación religiosa en tres congregaciones UU. Ella
      pasó sus años de infancia y juventud como Unitaria Universalista en un
      vecindario bautista. Ella agradece a su madre por las buenas
      respuestas que recibió para sus propias preguntas juveniles sobre el
      racismo, el castigo eterno, y la inmaculada concepción.
    Su mensaje se envió con éxito y se entregará al destinatario en breve.