Cargando ...
Lo sentimos. Ocurrió un error mientras se cargaba el contenido.

Oaxaca

Expandir mensajes
  • tecoradio
    No me cabe la menor duda de que la política de represión que el estado, a través de todas sus fuerzas está ejerciendo en el estado sureño de Oaxaca, será
    Mensaje 1 de 2 , 1 nov 2006
    Ver origen
    • 0 Archivo adjunto
      No me cabe la menor duda de que la política de represión que el
      estado, a través de todas sus fuerzas está ejerciendo en el estado
      sureño de Oaxaca, será la tónica que le imprimirá el gobierno de
      Felipe Calderón a su administración.

      Y esto, lamentablemente siginifica un retroceso enorme a la tan
      llevada y traída democracia mexicana, que como nos damos cuenta es un
      mito y de hecho muchos de nosotros nunca hemos caído en el garlito de
      que la misma es cierta.

      La vilolencia generá más violencia y para los empresarios mexicanos
      quienes son el verdadero poder esto no les importa, ya que mientras
      la misma no les afecte en sus intereses y no se introduzca a su
      mundillo seguro de las grandes y protegidas viviendas, poco les
      afecta.

      Si los enfrentamientos se dan entre el pueblo menesteroso y conciente
      de civil y el pueblo menesteroso lumnpen y enejenado de uniforme,
      ellos estarán tranquilos.

      Pienso en el asesinato del periodista de la agencia INDYMEDIA,
      obviamente perpetrado por paramilitares al servicio del cacique
      Ulises Ruiz y a quienes representa; este periodista y la agencia a la
      cual servía, obviamente eran un estorbo tanto para el gobierno
      mexicano como el norteamericano y había que eliminarlo.

      Pero cosa curiosa, los señores y señoras del poder son tan
      siniestros, que después de matarlo, los representantes de Bush,
      seguramente con el acuerdo previo con los Fox, Martitas Calderón,
      Gamboa y demás miembros de la corte real mexicana; protestaron vía de
      su embajador, el Sr, Garza por el asesinato artero de un
      norteamericano, además comunicador y ese fue el pretexto para la
      incursión última militar y policiaca (Son la misma cosa, llámeseles
      milicías o politares, todo es cuestión de uniformes)en Oaxaca.

      En síntesis: Ambos gobiernos acuerdan el asesinato del comunicador
      independiente y valioso para los pueblos de ambos lados y lo toman
      como pretexto para que repriman a los "alzados" de Oaxaca que no le
      convienen ni a uno ni a otro estado con todo y sus millonarios, ya
      que afectan a sus intereses en el plan Puebla Panamá, en la vía
      interoceánica de Tehuántepec, en sus proyectos ecoturísticos de la
      zona, en el control de la biodiversidad, en sus negocios de
      pederastia, narcotráfico y prostitución etc. etc.

      Bonita lección de la historia aquella donde Thiers no resiste la
      invasión de los Prusianos, dirigidos por Bismarck, a la gran Francia
      previo acuerdo de que la misma irá acotada y dirigida hacia el pueblo
      Francés alzado en la comuna y que le costó a París 100,000 de sus
      mejores hijos.

      Dicen que sin teoría revolucionaria no existe la práctica
      revolucionaria y es bien cierto.

      Aunque muchos compeñeros se desencantaron del marxismo después de la
      desintegración de la URSS y hasta regalaron sus libros, los remitó a
      retomar ese maravilloso libro de Lenin, La Comuna de París para
      tratar de entender el caso Oaxaca, esto por supuesto sin pretender
      aplicar mecánicamente las enseñanzas de los heróicos proletarios de
      París.

      Ahora los tiempos han cambiado y las comunicaciones nos permiten y
      nos exigen mayor participación de todos los mexicanos y proletarios
      del mundo. Actuemos pronto para evitar un baño de sangre mayor en
      Oaxaca y sobre todo la eliminación de un movimiento que es tan
      mexicano e internacional proletario como cada uno de nosotros.

      Dejemos a los intelectuales mexicanos como Carlos Fuentes o José Luis
      Cuevas, "compañeros de Ruta" que no de viaje, que siguen platicando
      con el Calderonismo despuués de su supuesto enojo con él, hoy se
      sientan a comer de su mano.

      Trabajemos por Oaxaca, que no es otro país, somos lo mismo, sintamos
      a nuestros amigos Oaxaqueños como nuestros, porque son nuestros,
      actuemos pronto y ahora sí, con mucha prisa.

      Luis
    Su mensaje se envió con éxito y se entregará al destinatario en breve.