Cargando ...
Lo sentimos. Ocurrió un error mientras se cargaba el contenido.

Crítica de una obra literaria pro-esperanto.

Expandir mensajes
  • Ana Cristina Martinez
    Hola. El señor Miguel Angel Rocha Gámez, me ha enviado el borrador de su texto Una nueva esperanza con subtítulo La magia del esperanto . Me pidió hacer
    Mensaje 1 de 1 , 18 ago 2011
      Hola.

      El señor Miguel Angel Rocha Gámez, me ha enviado el borrador de su texto "Una nueva esperanza" con subtítulo "La magia del esperanto". Me pidió hacer una revisión primaria de su obra, y ha autorizado a que haga pública mi "crítica literaria", que por cierto, él no conoce hasta su momento de publicación.
      Bien, don Miguel Angel, usted ha logrado lo que pocos han logrado, solo Richard Matteson en tiempos recientes y el Sr. Verne en mi infancia: me mantengo despierta hasta terminar de leer el libro. Esta vez lo hice en una computadora superpesada -ya tenemos energía electrica en el rancho, quizá pronto teléfono también- junto mi prima Sonia y su vecina Petra ¿las recuerda cuando fuimos al bosque en la noche a buscar a mi abuelo, que una vaca nos hizo correr de un susto atroz, y nos cayó una granizada en la fuga? -ellas le envían saludos-.
      La obra en sí tiene un buen trama literario, mucho mejor del que yo esperaba, comienza intensamente pero poco a poco pierde esa intensidad, conforme el esperanto va apareciendo en ella se va haciendo un tanto monótona. Pero otros elementos salvan la lectura, como la diversidad de personajes y algunas situaciones humorísticas y reflexivas. En sí de este autor puedo deducir que tiene influencias de Bradbury, Rulfo, García Márquez y de Carl Sagan, aunque también identifico en la obra elementos cervantinos y kafkianos. Efectivamente, el cuento muuuuuy largo -no le veo como novela- se desarrolla en un ambiente multicultural.
      El autor recalca directa o indirectamente algunas características por las que son conocidas algunas nacionalidades en otros países: la alegría de los brasileños, la eficiencia de los alemanes, la voluntad de los japoneses, el chauvinismo francés, el machismo musulmán, la vena sensiblera de los argentinos, la parsimonia de los rusos, etc. Pero en algunos casos creo se excede y sugiero bajarle el tono. Existe el riesgo de que no hacerlo, recibiría una ola de correos con reclamaciones, como me sucedió a mi cuando dije que el esperanto era "extraterrestre". Pues sí, quien me manda opinar si soy una ignorante. Otra sugerencia sería aumentar el número de diálogos y la variedad de estos en otros idiomas. Por ejemplo, no aparece nada en alfabetos chino, hebreo y alguno del SE asiático. Al principio, no entendí la función de esos breves diálogos o palabras sueltas en los 21 idiomas, pero es evidente que quiere recalcar así la necesidad de un idioma como el esperanto. Aunque sí, como me comentó el maestro Miguel Angel, supongo que es difícil conseguir la colaboración de esperantistas que hagan traducciones bien hechas a sus idiomas nacionales.
      Un detalle -a mi juicio- que podría corregirse, pero lo veo muy difícil de hacer, es este: en algunas partes se ahoga en detalles, mientras que otras las pasa muy rápido. Sé que este es un estilo propio de algunos escritores, y a algunos lectores les agrada, yo opino que esta falla es propia de un escritor que debuta. Bueno, ya sé que ha escrito antes este autor, he leído sus páginas en Internet y sus escritos en un diario regional, además para mí sus invaluable ayuda académica cuando yo estaba en el bachillerato, pero un tipo texto como el de este libro sí es diferente.
      El esperanto va haciendo poco a poco su aparición. Los terrícolas en ese nuevo mundo le van deduciendo sus reglas al tiempo de adaptarse a la vida de ese planeta, en donde la gente habla esperanto. El autor parece tener un amplio conocimiento -bueno, lo tiene- sobre varias y diferentes disciplinas académicas que le facilitan desarrollar la secuencia y detalles del texto. Es difícil no identificarse con algún personaje de la obra, y en cierto momento me pareció ubicarme dentro del texto, por el tono casual, cotidiano, del mismo en muchas de sus partes. De hecho, alguna vez sentí que a la personaje central la he conocido antes, pues es una joven con la que coincido en algo, pero es solo una opinión muy personal.
      El texto en sí requiere de algunas correcciones. Hay algunas traducciones más literales que precisas. Algo así como decir en inglés "until tomorrow" para decir hasta mañana. identifiqué al menos dos en italiano y otra que una en francés, no sé francés pero lo comprobé pues también está en un libro de curso de francés del Año del Caldo que encontré en la biblioteca más cercana, a 14 kilómetros de mi rancho. Ya envié al autor las observaciones. Una propuesta es publicar la obra con la menor cantidad posible de estos errores, pero si subsisten, corregirlas para una segunda reimpresión, en caso de que se de la primera.
      En sí, la obra es interesante. No es un curso de esperanto. Pero alguien habil podría convertirlo en eso, en un curso. Y no solo de esperanto, sino de cualquier idioma, sustituyendo las palabras y textos esperantistas por los de este nuevo idioma. Así como está, al leer la obra, una persona que desconoce el esperanto seguramente aprenderá mucho, porque el texto por sus características está diseñado para ese fin, acomoda partes para que se entiendan características del esperanto. Diversos ejercicios colocados en el desarrollo del texto refuerzan lo que debe ser el objetivo del autor: que el lector aprecie la facilidad de aprender esperanto, y que aprenda algo. Yo agregaría al final de la obra un curso de esperanto, similar al que ofrecen gentilmente diversas personas por e-mail o correo postal.
      Una observación: tras releer los textos en esperanto -fácilmente localizables por estar en negritas- confirmo que predominan en este idioma los enunciados dev tipo primario: un artículo, un adjetivo, un sustantivo, un verbo en uno de los cuatro tiempos básicos y un breve complemento, complementos que son muy variados. Quizá esto facilite retener más de esperanto, pero creo necesario agregar enunciados un poco más complejos. Pero mejor me abstengo de comentar más de esperanto, ya recibí el calificativo de ignorante de rancho por fanáticos -varios de ellos por e-mail- y mejor no pongo nada más, ahí muere, para no sulfurar a nadie, como decimos en el rancho.
      Finalmente, me parece que esta obra que seguramente le llevó cientos de horas al autor, puede adaptarse también fácilmente para una obra de teatro, pues a partir del tercer capítulo se desarrolla en pocos lugares. No es tan difícil de considerar hacer con ella un guión cinematográfico para una producción de bajo costo, aunque yo preferiría una serie radiofónica, o una miniserie de TV. Sueños, quizá realizables, pero por lo pronto, sueños. Mejor ya le corto aquí, pues en esto sí que estoy ignorante.
      No había hecho antes un escrito de esta clase, una crítica literaria, siento que no estoy tan ignorante para esto, ji ji ji pero en verdad será una "crítica"? ji ji ji. Espero sea de su interés. Suerte en este proyecto, mi estimado maestro.(cuando venga a El Bonito le prepararé lo prometido, una trucha de las que hay en el rió atrás del rancho con verduras del jardín del vecino que son más deliciosas que las sembradas por mis hermanos ji ji y licor casero de maíz, para eso no soy tan ignorante, ji ji) y ahora mis deseos de buenos DX, 73, 55 y un 88 grande.
      Saludos a todos los esperantistas, y los que no son esperantistas -o esperantistas ignorantes como yo- también.
      Ana Cristina.
      ----------------------------------------------------
    Su mensaje se envió con éxito y se entregará al destinatario en breve.