Cargando ...
Lo sentimos. Ocurrió un error mientras se cargaba el contenido.

¿Cómo funciona el oído?

Expandir mensajes
  • Alma Lujan
    ¿Cómo funciona el oído? Para comprender mejor las diversas funciones del oído hay que saber que se trata de un órgano doble: por una parte es el órgano
    Mensaje 1 de 1 , 20 jul 2004
    • 0 Archivo adjunto
       

      ¿Cómo funciona el oído?

      Para comprender mejor las diversas funciones del oído hay que saber que se trata de un órgano doble: por una parte es el órgano encargado de la audición  y, por otra, el de la orientación espacial y el equilibrio. A continuación analizaremos cada una de ellas por separado.


      Función auditiva

      De la función auditiva se encarga el oído externo, el oído medio y una parte del oído interno denominada cóclea o caracol.

      La fisiología de la audición, de una forma muy simplificada sería la siguiente:

      El sonido llega al pabellón auricular (oreja)  y penetra por el conducto auditivo externo hasta llegar al tímpano, que separa el oído externo del oído medio. Esta membrana timpánica es elástica y vibra al recibir el sonido, transmitiendo luego esa vibración a la cadena de huesecillos que forman parte del oído medio(martillo, yunque y estribo). El último huesecillo, el estribo, está en contacto directo con la cóclea del oído interno y transmite la onda vibratoria a las estructuras que hay en el interior de la cóclea. Estas estructuras cocleares, mediante una serie de mecanismos complejos, bien conocidos hoy día, transforman la onda sonora, que es algo físico, en un mensaje eléctrico que se transmitirá a través del nervio auditivo hasta el cerebro.

      Una vez que el mensaje sonoro ha llegado al cerebro, éste lo reconoce y lo interpreta en función del aprendizaje del individuo, que tiene lugar ya desde antes de nacer ( por ello el recién nacido es capaz de reconocer la voz de sus padres, especialmente la de la madre, nada más nacer).

      Es en los primeros años  de la vida del sujeto cuando tienen lugar los más importantes "ajustes" a nivel cerebral , que permitirán reconocer e interpretar los diferentes sonidos así como adquirir el lenguaje. De ahí que sea tan importante la detección precoz de la sordera en el recién nacido, pues transcurridos los primeros años de vida, la capacidad del sujeto para aprender a hablar correctamente disminuye considerablemente.

      Por otro lado, el oído medio, además de transmitir el sonido al oído interno, lo amplifica y, en caso de que sea muy intenso, pone en marcha una serie de reflejos para atenuarlo y proteger así al oído interno. Estos mecanismos de protección tienen un límite, por encima del cual se producen daños irreparables en el oído interno (es lo que se denomina traumatismo acústico) .

      Todo aquello que produzca una lesión en    el oído interno, ya sean infecciones, ruido, lesiones por medicamentos, etc, originan un tipo de pérdida auditiva  que se denomina Hipoacusia Neurosensorial .

      Así mismo, si existe algún obstáculo en el oído externo (tapón de cera, otitis externa, etc) o en el oído medio (otitis media, otosclerosis, colesteatoma, etc.), el sonido no se transmitirá correctamente al oído interno, produciendo una pérdida de audición  denominada Hipoacusia  de Transmisión. Este tipo de hipoacusia  sí puede ser reversible mediante diferentes tratamientos médicos o quirúrgicos.

      Otro elemento importante a tener en cuenta en el oído medio es la trompa de Eustaquio, que permite que la presión del oído medio sea siempre igual a la presión atmosférica fuera de nuestro cuerpo, tanto si estamos buceando como en vuelos a gran altura. Cuando la trompa de Eustaquio no funciona correctamente por problema inflamatorios, tumorales, etc., surgen problemas en el oído medio, lo que afectará también a la transmisión del sonido.


      Función de equilibrio y orientación espacial

      Esta función la desempeña un aparte del oído interno denominada laberinto posterior, el cual actúa de forma conjunta con la vista y las informaciones que nos llegan de nuestras piernas, tronco y cuello principalmente, para que el sujeto sea consciente en cada momento de su posición en el espacio. Estos tres sistemas actúan conjuntamente para hacer posible la bipedestación y la marcha.

      Estas funciones, que el ser humano tarda en aprender a realizar mucho  más que otras especies animales, son el resultado de un complejo mecanismo de ajustes en el que el cerebro actúa como un ordenador central que va recibiendo multitud de informaciones procedentes de los tres "emisores" antes citados: del laberinto posterior, la vista y las extremidades, el tronco y el cuello y las va procesando. A continuación, el cerebro envía las órdenes precisas sobre qué posición deben tener los ojos en cada momento, que posición debe mantener la cabeza y qué músculos de las piernas y el tronco se deben contraer o relajar en cada instante, para mantener siempre el equilibrio.

      Estos mecanismos son los que nos permiten mantener la vista fija en un objeto mientras nos estamos desplazando, los que permiten en la danza dar vueltas como una peonza y detenerse sin perder el equilibrio, caminar por terrenos irregulares, saltar y caer en equilibrio ,etc.

      El ser humano es capaz de mantener el equilibrio y orientarse en el espacio incluso aunque le falte uno de esos tres "emisores", pues los otros dos son capaces de suplir casi de forma completa su función tras un tiempo de aprendizaje. Así , un sujeto al que le falle de forma definitiva un laberinto posterior, inicialmente tendrá desequilibrio pero puede llegar a rehabilitarse , del mismo modo que un sujeto que pierde la visión de forma brusca puede terminar, con el tiempo, siendo capaz de orientarse en el espacio y caminar sin problemas. Sin embargo, si nos fallan dos de estos "emisores", seremos incapaces de mantener el equilibrio correctamente.






      Fecha de publicación: 10 de marzo de 2004

      Dra. Ana Marta Abad Pascual
      Especialista en Otorrinolaringología





      Do You Yahoo!?
      Yahoo! Net: La mejor conexión a internet y 25MB extra a tu correo por $100 al mes.
    Su mensaje se envió con éxito y se entregará al destinatario en breve.